La Villega se levanta de la mano de Voluntarios Telefónica




Los 14 voluntarios de Fundación Telefónica, que fueron parte del proyecto Vacaciones Solidarias,  además de construir dos aulas y un espacio polivalente, dejaron un pedazo de su corazón en La Villega y otro poco más repartido por Guatemala, Chile, Nicaragua, Brasil, Colombia, Ecuador, España, Perú y Venezuela.

Pasaron poco menos de dos semanas juntos, tanto con el resto de voluntarios como con la comunidad, pero esta experiencia les cambió la vida para siempre. Antes de finalizar el proyecto, los Voluntarios compartieron su último cierre de actividades con las personas de la comunidad La Villega; este fue el más emotivo ya que, de manera simbólica, se reunieron en el lugar donde se ubicaban las carpas emergentes en las cuales los alumnos de la Escuela República del Ecuador tomaban clases tras el terremoto. “Va a ser difícil olvidar esta experiencia en nuestras vidas” dijo Matías Figueroa, coordinador del proyecto, justo antes de dar la palabra a los presentes para que compartieran sus experiencias.

 

“Mi vida ya no será la misma”

Así de claros y rotundos eran algunos voluntarios en sus declaraciones al despedirse. Son conscientes de que en su cotidianidad daban demasiado valor a algunas cosas que, tras su experiencia en La Villega, aprendieron a relativizar. Fabián Díaz, Voluntario de Colombia, reconoce que con la experiencia, ganó en humildad; contó que hasta ahora se preocupaba demasiado por las cosas materiales, su apariencia, y el qué dirán. Ir bien vestido y aseado era una de sus preocupaciones diarias: “No me imaginaba que pudiera estar así (refiriéndose a su aspecto desaliñado) durante tanto tiempo y que no iba a importarme”.

“Que no te lo cuenten, vívelo”

Johana Lillo, Voluntaria chilena

 

Con esta frase que sale del corazón, resumió Johana Lillo (Chile) su experiencia en Vacaciones Solidarias. José Martín, Voluntario español, coincidió con esa misma idea: “me dijeron que iba a vivir una experiencia increíble y no sabía qué tan increíble podía ser, me cuesta definir con palabras lo que ha supuesto esta experiencia para mí.”

 

“Un sueño hecho realidad”

Jacqueline Alcívar, directora de la Escuela República del Ecuador, siente que esta experiencia fue “como un cuento de fantasía infantil” refiriéndose a un final feliz, ya que ahora tiene nuevamente una escuela con tres aulas, un espacio de juegos infantiles, un nuevo cerramiento y espacios más acogedores para compartir con sus alumnos.

También para María Augusta Proaño, directora de Fundación Telefónica, los voluntarios han cumplido con “una gran misión”.

“Este era uno de los proyectos más valiosos para nosotros por tratarse del epicentro del sismo y siento que hemos cumplido una gran misión.”

Mª Augusta Proaño, Directora de Fundación Telefónica

 

Además, María Augusta reconoció el estrecho vínculo creado entre los voluntarios y la comunidad, pero en poco tiempo llegó a sentirse parte de esa relación.

 

“Gracias por prender la luz para mi hija”

Antes del inicio de sus Vacaciones Solidarias, Giovani Melean (Voluntario de Venezuela), tenía la expectativa de dejar una huella en la comunidad en la que iba a trabajar. Tras su estancia en La Villega, se mostró agradecido por esta “excelente experiencia de vida” y a su vez, orgulloso por haber podido dejar su grano de arena: una escuela reconstruida para los alumnos de República del Ecuador.

“Hay cosas que no se pueden expresar,
pero sí se pueden sentir de corazón.”
Yonni López, Padre de familia

 

Definitivamente Giovani y el resto de voluntarios dejaron huella; testigo de esto es Yonni López, uno de los padres de familia de La Villega. Una de sus hijas llegó a casa muy triste después de ir a la escuela y encontrarse con todo destruído, nos cuenta que entre los escombros había desaparecido su diario. Ella preguntó cuándo podría volver a estudiar nuevamente en una escuela, entonces su papá no tenía las fuerzas para darle una respuesta, pero hoy ve la luz, esa luz que permanece prendida desde el momento que supieron que los voluntarios iban a La Villega. Ahora esa niña sabe que puede volver a la escuela y empezar un nuevo diario; su sueño es ser doctora, y así poder curar heridas como las que vio el día del terremoto.  “Quiero que cuando mi hija crezca sepa quién es cada uno de ustedes y que se le quede grabado en su mente” dice Yonni, que no podrá olvidar a aquel grupo que llegó de varios países para dar un poco de esperanza a su comunidad.

 

“Acá tienen una familia más”

En La Villega, los Voluntarios Telefónica se apoyaron mucho en la comunidad que les acogió durante sus Vacaciones Solidarias. Este vínculo fue tan fuerte que se convirtieron en una gran familia,  la preocupación por los demás era evidente. “Mil gracias a cada una de sus familias, por dejarlos venir acá a ayudarnos. Ellos estarán preocupados porque están acá. Estaba preocupado por su salud estos días; y hoy, en el cierre, estoy contento de que estén todos bien” comentaba Edny López, padre de familia y esposo de la directora de la Escuela República del Ecuador, como si se tratará del papá de todos los voluntarios.

“Tenemos una gran marca en nuestros corazones.

Son un gran ejemplo de cómo seguir adelante”

Roberto Fernandes, Voluntario Brasileño

 

Según palabras de Roberto Fernandes (Brasil), se comportaron en todo momento como una gran familia. “Nunca esperé tener a tantas personas preocupándose por mí todo el tiempo”, nos cuenta, sin dejar que se borre de su rostro la sonrisa que le caracteriza.

“Pedernales, Ecuador, es como si fuera Nicaragua para mí y siento muchos deseos de regresar porque siento que dejo una familia aquí” Marco Munguia, Voluntario nicaragüense

No sólo los vecinos de La Villega sienten que tienen una familia repartida por el mundo, los voluntarios también sienten que dejan parte de sí mismos en esta comunidad. “Yo vine con la intención de apoyar a la comunidad, pero siento que más me han apoyado ustedes a mí.” decía Marco Munguía (Nicaragua) en el cierre de actividades en la última noche.

Ahora, estos voluntarios se dirigen hacia sus hogares, pero no olvidan la familia que dejan en La Villega.

Noticias Relacionadas:

Fundación Telefónica inaugura nuevo Centro Proniño en Manabí

14 Voluntarios de Fundación Telefónica Movistar, provenientes de ocho países […]

Voluntarios de Fundación Telefónica llegan a Pedernales para construir aulas

Doce Voluntarios de 9 países donan sus días de vacaciones […]

Un Voluntario Telefónica comprometido con sus raíces

Luis Castro, vivió en primera persona el terremoto del 16 de abril […]