De los cuentos al Internet: Los “trolls”




Los trolls se han popularizado junto a las redes sociales y las plataformas para compartir contenido; el espacio para interactuar hace que cualquiera pueda dar una observación, sin importar si aporta o no a la conversación. 

Entre este mar de comentarios, seguro has identificado a algunos que son generados por trolls, usuarios que escriben frases provocativas, que no tienen sentido y que, a su vez, tienen respuestas negativas de otros usuarios. Estos miembros, que buscan crear conflicto en una comunidad, se pueden dividir en algunas categorías:

 

El máster del spam

Esta categoría hace referencia a los trolls que, con contenidos distintos al del tema de discusión, buscan un beneficio. Sus comentarios son publicitarios y un “copy-paste”, si haces una comparación entre las publicaciones en las que están.

El que juzga por la portada
Estos trolls son los que encuentras cuando estás leyendo un artículo; si te detienes a leer lo que ellos dicen, será evidente que no revisaron todo el contenido y sólo usaron el título para agregar un comentario desacertado.

El modo ofensa
Nadie conoce, al 100%, la razón por la que este tipo de troll tiene tanto desprecio en sus comentarios. Generalmente, estos usuarios escogen al azar posteos en los que filtran sus intenciones; sus comentarios no aportan y en casos más severos pueden considerarse como una forma de acoso.

El perfil falso
Con comentarios ocasionales, que tratan de desprestigiar a una cuenta o publicación, estos trolls no se distinguen de la mayoría de usuarios, pero esta característica es la que los define. Si analizas sus perfiles, podrás darte cuenta que no tienen publicaciones sustanciales y, al parecer, sus amigos no tienen relación, otra característica es que su foto de perfil tiene un paisaje o una caricatura.

El corrector especializado en ortografía
Hay usuarios que no permiten que una coma pase desapercibida. Ellos, más que fijarse en el tema de la publicación, están pendiente de los errores gramaticales para corregirlos. Lo pueden hacer de manera sutil, en un comentario donde esté la frase o la palabra bien escrita, o hacerlo de una manera más exagerada, ayudándose de imágenes y otros usuarios.

El fuera de lugar
Estos trolls aprovechan las tendencias y los posts con impacto para frenar el ritmo de la conversación. Usan comentarios que no se relacionan con el tema de la publicación y así desvían la atención de la gente; el mayor riesgo que existe con ellos es que logren cambiar el tema en la interacción de un tópico.

 

¿Alguna vez has identificado a unos de estos trolls? ¿En qué conversaciones?

 

Noticias relacionadas:

 

5 redes sociales seguras para niños

  ¿Sabías que existen redes sociales que involucran juegos educativos, entretenimiento e […]

#CyberActivismo la nueva manera de cambiar el mundo

La tecnología nos da muchas posibilidades pero, ¿qué pasa cuando pones esas herramientas al servicio de una buena causa?[…]

10 términos digitales para el docente 2.0

Ya son tantas las tecnologías y tendencias que surgen cada día, que […]