Ponencia Magistral #CPEC5: Bruce Dickinson




Bruce Dickinson, conocido por pertenecer a la banda Iron Maiden, es un emprendedor mundialmente reconocido que ha dado una de las ponencias magistrales de esta edición de Campus Party.

Durante su exposición este músico emprendedor presenta varios casos conocidos como el de Apple, que construyó su negocio convirtiéndolo en una religión o Nokia, la empresa finlandesa que fue innovadora en su tiempo en terminales de telefonía móvil. De ellas destaca su manera de hacer negocio, su relación con los clientes. Este concepto de relación es fundamental para Dickinson a la hora de emprender ya que según dice “tienes una relación con tus clientes como si se tratara de tu esposa o novia, si metes la pata, te quedas afuera”.

Esta relación con los clientes debe basarse en la confianza, de manera que se conviertan en fans, más que en clientes. Para Bruce, el negocio radica en la relación entre lo que has inventado o tu idea y tu audiencia. “El negocio se trata de hacer llegar cosas reales a personas reales”.

Explica a los campuseros que las ideas son como mosquitos que revolotean a nuestro alrededor, que si no lo atrapas, alguien más lo hará.

Dickinson insiste en que la educación y el mundo en general, suelen ser demasiado lineales y hay que escapar de la línea. Comenta que vivimos en un mundo en blanco y negro, en que a menudo se nos presentan opciones limitadas y hay que buscar el mundo en color gris, para lograr alternativas. “Hay que salirse de la caja para tener ideas que surjan de cero y funcionen. 0+0=1 Hay que crear algo de la nada”

Este músico y piloto británico cuenta cómo surgió la idea de tener su propio avión para poder tener la posibilidad de hacer la gira con Iron Maiden, que de otra manera hubiera sido demasiado costosa. Ante la adversidad, Dickinson se salió de la línea y consiguió la manera de reducir costos, tener vuelos directos a donde la banda quisiera y hacer felices a los fans.

Desde su experiencia como músico, también pone un ejemplo de la industria discográfica. La audiencia, dice, era cliente de las discográficas, pero fan de las bandas. Los clientes pueden irse, sin embargo, la relación con los fans perdura.

Finalmente, anima a los campuseros a tener magníficas relaciones, mantenerlas reales y verdaderas y trabajar para tener ideas que cambien el mundo.